Franquicia Debuenatinta
Franquicia Vilsa Grupo Inmobiliario

Brasayleña crece también con empleados que se hacen franquiciados

Este es el caso de Lindomar de Souza, un brasileño residente en España, que comenzó en la cadena como churrasquero en un restaurante de Madrid y hoy cuenta con dos establecimientos.

Jueves, 01 de octubre de 2015

Brasayleña, única cadena en España de restaurantes de carnes asadas al estilo del rodizio brasileño, crece también con empleados que se hacen franquiciados. Lindomar de Souza Porto, nacido en Brasil y residente en España desde hace más de 10 años, comenzó trabajando en esta cadena de Churrasquerias hace 6 años como camarero en un restaurante de Madrid. Fue conociendo bien el negocio y esto le hizo ascender primero a Jefe de Carnes del restaurante y posteriormente a Gerente del establecimiento de Plenilunio en Madrid. “La operativa del negocio me la sabía y esto me permitió acceder al departamento de franquicias, donde estuve dos año formando nuevos franquiciados y a su personal, para más tarde apoyar a la central en las aperturas y visitar a los franquiciados”, explica Lindomar.

Brasayleña crece también con empleados que se hacen franquiciadosEn el año 2013, viendo las dotes de empresario con las que se manejaba Lindomar, Brasayleña le brindó la oportunidad de adquirir como franquiciado un restaurante en Vitoria. “Mi objetivo a medio plazo era traer a mi familia de Brasil y tener un negocio propio donde todos pudiéramos trabajar, y así fue como empecé en el Restaurante de Vitoria. El resultado fue casi inmediato, crecimos más de un 25% el primer año y continuamos invirtiendo para seguir creciendo”, comenta Lindomar.

Un año después, y ya con parte de su familia en España, decidió hacerse multifranquiciado de la marca y abrir un nuevo local, esta vez en Pamplona. ”Cuando yo me hice franquiciado, ya conocía perfectamente el funcionamiento de la franquicia, conocía la marca y su potencial, la rentabilidad de un restaurante correctamente gestionado y conocía el servicio de la franquicia, por eso decidí convertirme en mutifranquiciado”, apunta Lindomar, que ha conseguido incrementar las ventas este año en un 30%.

Este brasileño de 43 años también nos cuenta cuál es la clave de su éxito en forma de consejos para el que empieza. “Mi situación es diferente a la de otros franquiciados, yo llegué a España sin ningún tipo de recursos con la idea de labrarme un futuro para mí y los míos. Mi consejo para los que se parecen a mi caso es transmitirles el mensaje de que solo disponemos de nuestro esfuerzo, nuestra honestidad y nuestro trabajo y que nuestra oportunidad está en aprovechar estos tres puntos para construir un futuro que de otra manera sería impensable”, y finaliza Lindomar, “para aquellos franquiciados con más recursos mi consejo es que piensen que un restaurante necesita una buena ubicación y una buena gestión, que piensen y se sientan como se siente un cliente y que aprovechen la experiencia y el conocimiento de los que llevan muchos años operando restaurantes Brasayleña. Si cumplen este requisito Brasayleña es un negocio, muy rentable, sencillo y muy divertido”.
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Comparte esta noticia en Google + Comparte esta noticia por correo