Franquicia Las Termas de Ruham
Franquicia Eroski / City

Ambiseint soluciona el estrés navideño

Si disponemos de un espacio comercial debemos utilizarlo como una ventaja, convirtiendo dicho espacio en un sitio al que la gente desea ir, no únicamente por el producto o por el precio, sino porque el hecho de ir, en si mismo, ya es una experiencia positiva.

Martes, 10 de noviembre de 2015

Nuestra memoria es selectiva, si le preguntamos a alguien que recuerda de sus compras de navidad del pasado año, lo más habitual es que recuerde el ambiente de las calles, la música y aromas típicos. Probablemente no recordará con la misma intensidad las largas colas que tuvo que esperara para pagar, o el calor que paso en el centro comercial, o incluso la discusión con el señor que trato de colarse. Salvo que estas experiencias sean traumáticas, en cuyo caso y por nuestra desgracia no seremos capaces de olvidarlas fácilmente.
No obstante, los comercios han de tratar de mitigar las percepciones negativas ya que si volvemos a vivirlas, estos recuerdos que han sido soterrados bajo las memorias positivas, irán cogiendo mas peso en nuestra mente y ocasionarán rechazo.

Ambiseint soluciona el estrés navideñoSabiendo que nuestra mente actúa de esta manera, debemos ocasionar momentos de placer en nuestro negocio que generen recuerdos positivos y perduren en la memoria de nuestro consumidor. Ambiseint genera a través del olfato ese tipo de sensaciones que se recuerdan siempre y que se posicionan con más presencia en nuestro recuerdo que malas experiencias.

En estos días todo el mundo en su negocio se está preparando para lo que las noticias anuncian como una de las mejores navidades en ventas de los últimos años. Los negocios están contratando personal, decorando sus instalaciones, preparando su stock, etc. Pero no hay que olvidar que no todo es positivo, el consumidor que sale a realizar las compras de navidad sufrirá de muchas situaciones estresantes que van a generar rechazo a realizar compras navideñas y que en un futuro pueden hacer que se elijan canales de venta diferentes si esto mitiga el estrés. Las colas de espera en caja, el volumen de gente en los pasillos, la limitación presupuestaria o el coste de oportunidad de comprar por internet, el miedo a que nos roben la cartera aprovechado la multitud, las prisas por terminar, etc., son aspectos que hacen que generan impactos negativos sobre los consumidores y que los negocios deben de cuidar y camuflar entre muchos impactos positivos si quieren que los clientes guarden un buen recuerdo y vuelvan a comprar en ocasiones futuras.

Últimamente, debido a la crisis, parece que solo decidimos donde comprar en función al precio al que se vende, pero nada más lejos de la realidad. Somos seres emocionales y el precio es solo una de las variables que determina nuestra decisión de compra. Si es cierto que tiene mucho peso y que con un buen precio podemos compensar la percepción de otras variables negativas como un ambiente incomodo o una larga espera, pero si nuestra estrategia para estas navidades está basada únicamente en el precio, debemos de saber que difícilmente podremos tener el mejor precio, sobre todo existiendo plataformas online que tienen muchos menos gastos de estructura que nosotros.

Si disponemos de un espacio comercial debemos utilizarlo como una ventaja, convirtiendo dicho espacio en un sitio al que la gente desea ir, no únicamente por el producto o por el precio, sino porque el hecho de ir, en si mismo, ya es una experiencia positiva.
Hay que dar un valor añadido al cliente que decide visitarnos y no ir a otro comercio o comprar online. Tenemos que conseguir crear un entorno en el que la gente se encuentre tan bien que lo cuente a sus amigos. Tenemos que utilizar aspectos físicos que nos diferencien, cosas que no se pueden sentir online. Que los clientes puedan probar productos, olerlos, saborearlos. Que el clima sea el adecuado, ni frio ni calor, que la música nos haga estar de buen humor y no nos incomode y sobre todo, lo más importante desde el punto de vista emocional, y además el que trabajamos en Ambiseint, que el aroma que se respira invite a comprar con una sonrisa, nos transporte a las vivencias más bonitas que recordamos y nos haga sentir tranquilos y confiados.

Podemos desarrollar muchas estrategias aromáticas diferentes para un establecimiento comercial, pero en estas fechas, recomendamos, dado el volumen de gente en los comercios, utilizar aromas suaves que nos recuerden la época del año en la que estamos, pero no sobrepasen nuestro umbral de saturación, ya que el abuso de aroma acompañado de la aglomeración de gente hará que perdamos visitas. Se trata de usar productos que además de perfumar rebajen el ambiente cargado que se produce con la diferencia térmica del local con el exterior, la gente y los focos, todo produce calor y por tanto es inevitable el mal olor corporal.
En Ambiseint usamos productos que anulan el mal olor y aromatizan, no enmascaran. Además tenemos que usar aromas con tonos reconocibles, pero con matices frescos que alivien esa sensación de agobio en las tiendas repletas.

Recuerde que el éxito está en los detalles, hay que diferenciarse para triunfar.
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Comparte esta noticia en Google + Comparte esta noticia por correo